¿Cómo se toma el vino? - Aguascalientes Wine

No importa si estás en una cata, un maridaje, una degustación o simplemente en una reunión con amigos, a todos los que hemos iniciado la aventura de conocer el mundo del vino nos ha surgido la duda: ¿Cómo se toma el vino? ¿Hay algún protocolo que deba seguir?

Más allá de reglas y de estar preocupándonos de si nos vemos mal o no, hay unos cuantos consejos que es muy recomendable seguir al momento de disfrutar cualquier vino, ya que mejorarán completamente tu experiencia.

Ni muy frío ni a temperatura ambiente

Todavía se mantiene la idea de que el vino se bebe a temperatura ambiente; pero en realidad no es así, mucho menos con las temperaturas tan altas que actualmente experimentamos, y esto no nada más por el calentamiento global, sino también por los sistemas de calefacción que muchos hogares y edificios tienen. Por supuesto, tampoco hay que irse al extremo y servir el vino a una temperatura muy baja (no es agua de frutas).

Hay que tener en cuenta esto: un vino demasiado frío parecerá siempre carente de aromas y sabores, ya que las sustancias aromáticas no alcanzarán la temperatura necesaria para volatilizarse y ser percibidas por nuestro olfato. Un vino demasiado caliente en cambio, resultará alcohólico, ya que el alcohol se volatiliza en cantidades más grandes a medida que aumenta la temperatura, tapando el resto de aromas.

En pocas palabras, hay que servirlo ligeramente frío o fresco. De hecho, cada tipo de vino tiene una temperatura ideal a la que debe servirse:

  • Blanco: 12°C
  • Vino Tinto joven: 9°C
  • Tinto Crianza: 15°C
  • Tinto Reserva: 17°C
  • Vinos de postre: 10°C
  • Rosado: 12°C
  • Champaña y espumosos: 8°C

Prefiere servirlo en copa

El vino en vaso no está mal, y cuando no hay de otra, pues no importa; sin embargo, siempre hay que tratar de servirlo en una copa, ya que este recipiente permite una mejor oxigenación y su forma evita que lo calientes (si sostienes la copa por el tallo o la base).

Por supuesto, para cada tipo de vino existe una copa -las de tinto son un poco más grandes que las de blanco y los espumosos se sirven en copas flauta-, aunque no es obligatorio tener cada una de ellas (pero si puedes darte ese gustito, adelante).

La copa no va llena

Y esto no es porque estén cuidando tu consumo o porque no te quieran servir más, sino porque esto le permite al vino oxigenarse para que puedas apreciar todas sus características (podrás moverlo con más facilidad y sin miedo a que se te derrame). Se aconseja que al momento de servirlo se deje la copa un poco por debajo de la mitad. Regularmente, una botella de 750 ml debería alcanzar para 5 copas.

La copa se sujeta por el tallo

Y esto no es nada más por mero protocolo, hay dos razones de peso: la primera es meramente estética, ya que si tomas la copa por el balón la estarás manchando (sobre todo si estás disfrutando de algún alimento) y la segunda, la más importante, es que si tomas la copa por el tallo o la base evitarás calentar el vino con tu mano.

No le pongas hielo

A menos de que sea un espumoso que especifique en la botella que está elaborado para servirse con hielos o que hayas preparado algún coctel, no lo hagas nunca. ¿Por qué? Porque el hielo provoca que los sabores se diluyan al momento de que se convierte en líquido.

Dale tiempo

Sí, hay veces que apenas te sirven y ya quieres llevarte la copa a los labios, pero espera. El vino necesita respirar después de ser servido, ya que durante el periodo de embotellamiento genera todo tipo de sustancias y al abrirse necesita de unos minutos para transformarse.

Dale un tiempo de reposo y, después, antes de probar, muévelo un poco para que lo oxigenes, huélelo (siente sus aromas) y prueba. Recuerda que solo hay que darle unas cuantas vueltas, no se trata de marearlo.

Disfrútalo

El vino no es para quitarte la sed; así que si la tienes, mejor bebe agua. No se trata de que bebas rápidamente una copa tras otra: tómate tu tiempo, el vino está ahí para que lo disfrutes y degustes, siente sus aromas y sabores. En fin, déjate maravillar. Además, siempre es bueno beber con moderación.

Ahora que ya sabes cómo hay que tomar vino, disfruta alguno de los vinos hidrocálidos que tenemos en nuestra tienda virtual.

Buscar:

X