¿Qué son los vinos orgánicos? - Aguascalientes Wine

Se conoce como vinos orgánicos a aquellos producidos a partir de uvas que han sido cultivadas orgánicamente y certificadas como tal, es decir, que en su proceso de cultivo y vinificación no han sido utilizados productos químicos (tales como fertilizantes, herbicidas, pesticidas), además de que se ha llevado a cabo un manejo amigable del agua y los recursos naturales.

Por ejemplo, se privilegia el uso de productos naturales como la composta y el suelos es protegido con coberturas vegetales; incluso, el viñedo es trabajado sin emplear maquinaria. En cuanto al manejo de plagas, está prohibido utilizar pesticidas, pero sí se permiten trampas mecánicas, eléctricas y adhesivas; feromonas; barreras físicas y repelentes basados en el uso de luz y sonido, sustancias de base natural como cebos de vitaminas, tierra de diatomeas.

Asimismo, si sucede que las plantas enferman, solo deben usarse productos permitidos, como el caldo bordelés (cal, sulfato de cobre y aguas), inventado hace siglos por los viñedos de la región de Burdeos.

Para la producción de este tipo de vinos, se autoriza el empleo de levaduras indígenas o seleccionadas, sin modificaciones genéticas; el empleo de frío; la clarificación mediante proteínas naturales o bentonitas; la filtración con tierras filtrantes y el uso restringido de dióxido de azufre (proporción que es prácticamente la misma para la vinificación tradicional).

Así pues, un vino orgánico se trata de un vino que fue producido con un menor grado de intervención química y que que respeta el medio ambiente en su totalidad: fauna, flora, microorganismos, agua. Por esta razón, los prodcutores están más atentos a los cambios de la naturaleza y sus ciclos.

¿Es mejor un vino orgánico?

Si hablamos de mejor sabor o calidad, muchos expertos referirán que no existe una diferencia entre este tipo de vinos con aquellos elaborados de manera convencional, pues la relevancia de estos radica en la forma en la que se producen, la cual se relaciona más con la conciencia ecológica: el proceso productivo resulta más limpio y privilegia el cuidado del medioambiente.

Cabe mencionar que para que los vinos sean denominados como orgánicos, tanto la producción de las uvas como el proceso de vinificación deben estar certificados mediante organismos privados, los cuales garantizan como tales.

Y aunque la elaboración del vino orgánico no presenta grandes diferencias con las técnicas tradicionales; este proceso genera un valor diferenciador al momento de exportar.

Vino orgánico… En Aguascalientes

Uno pensaría que la producción de vino orgánico se reduce a sitios de gran tradición y popularidad vinícola; sin embargo, en Aguascalientes, Bodegas de la Parra se ha certificado como viñedo orgánico y ya ha lanzado al mercado dos etiquetas con esta denominación: Piensos, el primer vino tinto orgánico en México, y Paradoja Blanc, un vino blanco con buena permanencia en boca y que resulta un excelente acompañante de pastas ligeras, pescados y quesos.

El viñedo se alimenta de un estanque vivo, donde la flora y fauna local enriquecen la tierra con sus propiedades. En el verano, las plantas son cubiertas con malla antigranizo creando un microclima que favorece a las parras y permite una maduración consolidada en el fruto.

En este 2022, como resultado de la buena respuesta por parte de los consumidores, Bodegas de la Parra aumentará la producción de sus vinos orgánicos y está a la espera de madurar otras dos varietales más recientemente plantadas: Nebbiolo y Albariño.

Conoce más sobre la cultura del vino en nuestro Instagram y no te olvides de apoyar a los productores de Aguascalientes adquiriendo sus vinos en nuestra tienda en línea.

Buscar:

X